Campaña de Francia y Cerco de Maguncia, Goethe

Ayer he terminado de leer este libro, y debo decir que, es diferente a todos los que había leído hasta el momento, en tanto es un escrito autobiográfico -en formato de diario- y trata sobre acontecimientos reales. En él hasta podemos darnos una idea de cuáles eran los trabajos paralelos que el autor estaba realizando y como llegaba a algunas de sus conclusiones, las cuales dejaría plasmadas luego en sus trabajos científicos.

Campaña de Francia y Cerco de Maguncia, Goethe

Campaña de Francia y Cerco de Maguncia, Goethe

Campaña de Francia y Cerco de Maguncia” fue escrito por Johann Wolfgang von Goethe. Para quien no esté familiarizado con este nombre, voy a darles una pequeña introducción sobre el autor en cuestión. Nació en 1749 en Fráncfort del Meno, Hesse, Alemania, y fallece en el año 1832, también en Alemania, pero en Weimar, Turingia. 

Era un hombre con diversos intereses y pasiones grandes que lo llevaban a estudiar casi todo lo que le venía en mente. Fue poeta, novelista, dramaturgo, filósofo de la naturaleza y funcionario público.

Estuvo inmerso en el Romanticismo, de hecho se lo nombra como una de las personas que ayudó a fundar el movimiento, y esta novela a la que estamos haciendo referencia, pertenece como se habrán ya imaginado, a la literatura Alemana del siglo XVIII.

Retrato de Goethe

Retrato de Goethe

Pasemos a los hechos que narra esta novela autobiográfica. En 1972 durante las Guerras Revolucionarias Francesas, ocurre la que se conoce como la Batalla de Valmy, al norte de Francia.

Un año antes, Luis XVI, rey de Francia habiendo intentado una fuga hacia el norte, es apresado por las tropas de Varennes. Una multitud de miembros de la nobleza francesa opta por migrar al imperio austro-germánico constituyendo allí un fuerte grupo de presión.

Apremiados por el grupo de emigrados, el rey de Prusia y el emperador firman, en agosto de 1791, una declaración en contra de los revolucionarios franceses y apoyan el retorno de Luis XVI al trono de Francia.

Ahora bien. Eso fue un acercamiento a los hechos narrados por nuestro poeta alemán. Para quien le interese saber como comenzaron todas estas batallas es necesario que lea lo siguiente:

Desde el Tratado de Utrecht, Austria, Inglaterra y Francia, habían quedado establecidas como las tres grandes potencias hegemónicas de Europa. Sin embargo, Austria e Inglaterra, se unieron para luchar contra Francia, ya que la primera quería terminar con la influencia francesa en los Países Bajos, y la segunda, temía el poderío naval francés. Del otro bando, tenemos a España aliada a Francia (quien haya leído las entradas sobre “Los tres Mosqueteros” y “Veinte años después” sabrá entender esto a la perfección) contra Inglaterra durante la monarquía Borbona. Otros aliados franceses en las fronteras de Austria, eran: Suecia en el norte, Polonia en el este, Baviera en el sur de Alemania, Prusia en el este, y el Reino de Nápoles en Italia. En toda confrontación, siempre encontramos un personaje neutral. En este caso, quien jugó ese rol fue Suiza.

Las Guerras Revolucionarias Francesas, o Guerras de Coalición, tuvieron lugar tras el inicio de hostilidades entre el gobierno revolucionario francés y Austria en 1792, hasta la firma del tratado de Amiens en 1802.

Representaron una serie de campañas caracterizadas por el enfrentamiento entre Francia y las distintas coaliciones que se le opusieron, expandiendo en cada paso la primera su territorio. 

Estos eventos junto con las Guerras Napoleónicas, constituyen la Gran Guerra Francesa.

Desde la Toma de la Bastilla, el 14 de julio de 1789, la monarquía de los Borbones había entrado en un proceso revolucionario. Esta deriva fue observada con creciente preocupación por las monarquías absolutistas del continente europeo, con el fundado temor de que se acabara extendiendo a sus estados y amenazara su poder. El 20 de junio de 1791, Luis XVI, opuesto al curso que iba tomando la Revolución, huyó junto con su familia de las Tullerías -este es el intento de escape que nombramos anteriormente, hacia el Norte-.

Al día siguiente cometió la imprudencia de dejarse ver, fue arrestado en Varennes por un oficial del pueblo y devuelto a París escoltado por la guardia. Aumentaba la tensión política y social en Francia, así como la amenaza militar de las potencias europeas. El conflicto se planteaba así entre una monarquía constitucional francesa en camino de convertirse en una democracia republicana, y las monarquías europeas absolutas.

La tensión con Austria llevó a que Francia le declarase la guerra el 20 de abril de 1792.
En el Manifiesto de Brunswick (25 de julio de 1792), los Ejércitos Imperiales y de Prusia amenazaron con la ejecución o represión de todo aquel que se resistiera al restablecimiento de la monarquía y a las tropas de coalición. Esto ocasionó que Luis XVI fuera visto como conspirador con los enemigos de Francia. El 10 de agosto, finalmente las masas asaltaron el Palacio de las Tullerías, y la Asamblea Legislativa suspendió las funciones constitucionales del rey. La Asamblea acabó convocando elecciones con el objetivo de configurar (por sufragio universal) un nuevo parlamento que recibiría el nombre de Convención. El 21 de agosto se proclamó la República Francesa.

Conociendo las intenciones de la Asamblea Nacional de continuar con la revolución y el guillotinamiento de Luis XVI de Francia, se formó una coalición que comprendía a los siguientes países: la Monarquía Habsburgo, el Reino de PrusiaReino de NápolesReino de CerdeñaReino Unido de Gran Bretaña, las Provincias Unidas o el Reino de España. El General Charles François Dumouriez preparó de inmediato una invasión sobre los Países Bajos Austriacos, donde esperaba encontrar el apoyo de la población local contraria al poder austriaco. Sin embargo, la revolución había desorganizado profundamente el Ejército francés y sus fuerzas eran insuficientes para la campaña. Sus soldados huyeron al primer signo de batalla y, en algunos casos, asesinando a sus propios oficiales como el general Théobald Dillon.

Primera Coalición

Primera Coalición

                 – Si no he entendido mal, Goethe forma parte de esta Coalición –

El mismo día en el que se reunió la nueva Convención francesa, tropas de este país formadas por tenderos, artesanos y campesinos de toda Francia) derrotaron por primera vez a un ejército prusiano en la Batalla de Valmy – marco aquí la referencia que hicimos al iniciar la introducción de los hechos ocurridos en el texto -, lo cual señalaba el inicio de las llamadas Guerras Revolucionarias Francesas.

Pintura de la Batalla de Valmy

Pintura de la Batalla de Valmy

El 30 de septiembre, el Duque de Brunswick considera que en esas condiciones no puede alcanzar París  y ordena a sus tropas levantar las tiendas y retirarse. Para los franceses es una gran victoria, pues ya no consideran invencibles a sus enemigos, creyéndose capaces de vencer a cualquier potencia extranjera. 

Es gracias a esto que se recobra la moral en el bando francés  y pasan a la ofensiva imbuidos de un patriotismo fanático. Los ejércitos franceses serán invencibles durante casi dos décadas.

Después de esta derrota los prusianos dieron por finalizada su campaña tras considerarla más costosa y larga de lo que originalmente había previsto y se retiraron de Francia.

Mientras tanto, los franceses comenzaron a obtener éxitos con la ocupación de Saboya y Niza en el frente italiano. A su vez, el General Custine invadía Alemania y capturaba numerosas ciudades a lo largo del río Rin, llegando incluso hasta Frankfurt. Dumouriez preparó una nueva ofensiva en Bélgica, logrando esta vez una gran victoria sobre los austriacos en Jemappes, y habiendo ocupado los Países Bajos Austriacos a comienzos del invierno.

La historia contada por Goethe, está divida en tres partesCampaña de Francia, Intermedio y Cerco de Maguncia.

La primer parte abarca los hechos que nombramos anteriormente, el intermedio lo dejaremos de lado por ahora, y saltaremos hacia la parte de Cerco de Maguncia. Con los franceses en tierra Alemana, las tropas tienen que avanzar para recuperar esta ciudad, la cual, al parecer, y digo al parecer porque realmente no entiendo mucho sobre guerras, era un lugar estratégico.

Los bombardeos comienzan nuevamente, los fusiles se vuelven a utilizar y otra vez tenemos bajas en ambos bandos. Sin embargo, el ejército francés está debilitado, y pronto los alemanes logran recuperar la ciudad.

El 22 de julio, si no me equivoco leyendo la historia, del año 1973, se supo que se había concretado una suspension de hostilidades. La ciudad se rendiría al día siguiente. El rey decretó la libre retirada, y durante la misma, según nos informa Goethe, no había muchas patrullas apostadas en el camino para sofocar inconvenientes que pudieran producirse.

Para quienes a esta altura se preguntan qué pasó con Luis XVI, deben saber que fue condenado por la Convención a muerte – por una pequeña mayoría – acusándolo de ”Conspiración contra la libertad pública y la seguridad general del estado”, y el 21 de enero de 1793, el rey fue ejecutado.

En toda esta investigación por páginas de internet varias, que citaré al final de esta entrada, supe ver en algunos artículos que Goethe es famoso por una frase que ha dicho en este libro, y que se ha sacado de contexto. Quien no lo haya leído, quizás trastoque el chiste en algo déspota y totalitario. Esta famosa frase es:

Mi carácter natural hace que prefiera cometer una injusticia a soportar un desorden

Esta frase forma parte de una broma realizada a Gore, una de las personas presentes en Maguncia, quien no podía entender cómo Goethe se había animado a dirigirse a la población y reprenderlos por querer hacer justicia por mano propia con un francés y su hija, quienes habían tomado parte de la batalla, habían incendiado un edificio y robado pertenencias. 

Las palabras dirigidas al pueblo, han sido las siguientes:

Aquí es el cuartel del duque de Weimar, y por ello esta plaza es cosa sagrada; si alguien quiere cometer abusos y realizar venganza, no le faltará lugar en otro lado. El rey ha decretado la libre retirada, y si hubiera querido ponerle condiciones y exceptuar a ciertas personas, habría puesto guardias para obligar a retroceder a los culpables o hacerlos prisioneros; pero no se sabe que haya mandado nada de eso ni hay a la vista ninguna patrulla que haga la guardia. Y vosotros, quienquiera que seáis y cualesquiera que sean los motivos por que aquí os encontréis, no habríais tenido que representar otro papel que el de tranquilos espectadores en medio del ejército alemán; vuestra desgracia y vuestro odio no os da aquí ningún derecho, y de una vez para siempre digo que no consentiré ningún acto de violencia

Unos párrafos más adelante continúa el diálogo entre Gore y Goethe:

Gore – ¿Qué mosca le ha picado? se metió usted en una cuestión que no podía tener un mal desenlace.

Goethe – No me daba miedo. Usted mismo ¿no encuentra más agradable que le haya conservado limpia la plaza delante de la casa?¿Qué le parecería si estuviera ahora toda llena de cosas destrozadas que enojarían a todo el mundo, excitarían las pasiones y no servirían de nada a nadie?¿Qué importa que no merezca ese fugitivo la posesión de lo que lleva consigo tan cómodamente?[…]Mi carácter natural hace que prefiera cometer una injusticia a soportar un desorden.

Y así aparece ante nosotros la gran frase de Goethe, la cual le ha traído al parecer, bastantes problemas.

Otra cosa curiosa que me enteré leyendo este libro, y para aquellos que sean ignorantes en esto como yo no les vendrá mal el dato de color, es que a los alemanes no les caía muy en gracia que los franceses no quisieran comer su preciado pan negro…de hecho era centro de varias discusiones, bromas e incluso, negaciones de hospitalidad. ¿Qué les parece? todo por el color de un pan.

Les dejo aquí los retratos de algunas personas que se nombran en el texto, y pido perdón por no haber obtenido más información, pero posiblemente sea porque no sé como buscarla correctamente, al no ser un tema del que tenga conocimientos previos. Con esto me refiero a la revolución francesa, ya que en mi vida, no he podido estudiarla tan a fondo como pretendo en estos momentos.

Luis XVI

Luis XVI

Charles François Dumouriez

Charles François Dumouriez

  • Charles François Dumouriez (25 de enero de 1739 – 14 de marzo de 1823) fue un general francés de las Guerras Revolucionarias de Francia. Compartió la victoria en Valmy con el general Kellermann, y más tarde desertó del Ejército Revolucionario. 
Charles Guillaume Ferdinand, Duque de Brunswick

Charles Guillaume Ferdinand, Duque de Brunswick

  • Charles Guillaume Ferdinand, duque de Brunswick, tuvo a su cargo ejércitos aliados prusianos
François Christophe Kellermann

François Christophe Kellermann

  • François Christophe Kellermann (Estrasburgo, 28 de mayo de 1735 – París, 23 de septiembre de 1820) fue un militar francés, que alcanzó el grado de mariscal de Francia durante el reinado de Luis XVI de Francia, colaboró con la Revolución francesa, y al que se ennobleció como duque de Valmy como homenaje a su victoria en la batalla de Valmy. Posteriormente, también colaboró con la Restauración Francesa.

Película Relacionada

Repito, y no me voy a cansar nunca, que debe tomarse al género cinematográfico como un género diferente al literario, por lo cual debe irremediablemente ser una historia adaptada, adaptado su guión y su estética para poder funcionar como tal. Tomenlo coma representación libre de la historia universal.

 [Marie Antoinette]

Dirección: Sofía Coppola

Fuentes

– http://es.wikipedia.org/wiki/Primera_Coalici%C3%B3n#1793

– http://es.wikipedia.org/wiki/Luis_XVI_de_Francia#Ejecuci.C3.B3n

– http://remilitari.com/cronolog/napoleon/valmy.htm

– http://es.wikipedia.org/wiki/Fran%C3%A7ois_Christophe_Kellermann

– http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Fran%C3%A7ois_Dumouriez

– http://es.wikipedia.org/wiki/Guerras_revolucionarias_francesas

Para quienes estén interesados en este tema, en los links citados anteriormente, verán las citas de los libros de donde las personas que colaboran en wikipedia y otras páginas aportando información, han sabido obtenerlas. Les recomiendo su lectura. No coloco las citas de esos textos aquí, pues no me corresponde a mi adjudicarme la investigación inicial, la cual ha sido más extensa y estudiada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s