Grandes Esperanzas – Charles Dickens

“Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes”

                                                                      Charles Dickens

Charles Dickens

Charles John Huffam Dickens, nació en Portsmouth en el año 1812, siendo el segundo hijo de un funcionario de marina, John Dickens y de su esposa Elizabeth Barrow.

Conocido en el mundo simplemente como Charles Dickens, fue un gran escritor Inglés, quizás el más conocido mundialmente, y el principal de la era victoriana (que marcó la cúspide de la revolución industrial y el ápice del imperio británico).

Lo interesante de las obras de Dickens, es que en cada una de ella se muestra una gran crítica social, y se nos pinta la sociedad británica del momento en todo detalle, permitiéndonos de esta manera, adentrarnos en un momento histórico de la mano de sus personajes, y entender a medida que pasan las páginas, como funcionaba la Inglaterra del 1800.

La infancia de Charles, no fue, sin lugar a dudas, lo que podemos llamar una niñez ideal. Si bien su madre pertenecía a la clase media, su padre siempre estaba metido en deudas debido a su inclinación al despilfarro. El joven Charles, no recibió ningún tipo de educación hasta la edad de nueve años. Comienza entonces la escuela, para luego seguir sus estudios de cultura en la escuela de William Gile. 

Charles Dickens, durante su etapa en la escuela, dedicaba su tiempo libre a la lectura, siendo Henry Fielding su autor favorito.

La vida de Charles, hasta ese momento, venía, a pesar de diversos contratiempos, bastante encaminada. Sin embargo esto cambiaría cuando su padre fue denunciado por deudas impagas, y encarcelado en la prisión de deudores de Marshalsea. La ley de aquel entonces permitía a las familias de los prisioneros, establecerse junto con el condenado en la prisión, por lo que la mayor parte de la familia se mudó con John.

A los doce años de edad comenzó a trabajar en una fábrica de betún con jornadas diarias de diez horas, ganando un total de seis chelines semanales, dinero que debía alcanzarle para pagar su hospedaje (puesto que no vivía en la cárcel con su familia) y brindar ayuda a los suyos.

Años más tarde, cuando la familia logra salir de prisión, quedan en una situación económica bastante pobre, hasta el fallecimiento de la abuela materna de John Dickens, quien brinda una herencia de  250 libras a la familia. A pesar de esta suerte económica, la madre de Charles, insiste en que siga trabajando en la fábrica.

Esta experiencia de trabajo marcaría sin duda el camino que seguiría como escritor, denunciando las condiciones deplorables de trabajo.

En 1827, cambia su empleo por uno más digno en un bufete de abogados, en el cual se desempeña como pasante y taquígrafo judicial.

En 1828 comenzó a colaborar como reportero en el “Doctor’s Commons” y posteriormente ingresó en calidad de cronista parlamentario en el “True Sun”.

En 1834 lo contrata el Morning Chronicle como periodista político.

En 1836 artículos que habían ido apareciendo en distintas publicaciones desde 1833 se publicaron formando el primer volumen de Sketches by Boz, y dio paso en marzo de ese mismo año a la publicación de las primeras entregas de los “Papeles póstumos del Club  Pickwick”.

Llegamos entonces a la etapa sentimental del joven Charles, quien en el año 1836 contrae matrimonio con Catherine Thompson Hogarth, con quien tuvo diez hijos. En ese mismo año, acepta el trabajo de editor en Bentley’s Miscellany.

Luego de “Los papeles póstumos del club Pickwick”, siguió su famosa novela “Oliver Twist”, luego “Nicholas Nickleby” y “La tienda de antigüedades”. Con estas obras, Charles Dickens obtiene un gran renombre y prestigio, impulsando aun más su carrera.

Para el año 1850, la salud de Charles empeora, y se acrecienta este estado debido al fallecimiento de su padre, de una de sus hijas, y de la separación con su esposa (si bien en esta época, el divorcio era algo de lo que ni siquiera se hablaba en la sociedad).

En 1859, publica su obra “Historia de dos ciudades”

En 1863 crea “The Arts Club” en Londres, Inglaterra, como lugar de encuentro para artistas y escritores.

En 1869 Dickens aceptó presidir el Birmingham and Midland Institute, convirtiéndose así en su decimosexto presidente.

El 9 de junio 1870, muere tras sufrir una apoplejía, sin haber recuperado la conciencia. Contra su deseo de ser enterrado en la catedral de Rochester “de forma barata, sin ostentaciones y estrictamente privada”, lo fue en la llamada “Esquina de los Poetas”, de la abadía de Westminster, si bien se procuró respetar su deseo de privacidad.

Dickens estipuló que no se erigiera ningún monumento en su honor. La única estatua en tamaño natural data de 1981, y fue realizada por Francis Edwin Elwell. Se encuentra en Clark Park, filadelfia, en los Estados Unidos.

 

Estatua de Charles Dickens en Clark Park

Estatua de Charles Dickens en Clark Park

 

Dickens fue sobre todo un hombre dedicado a observar, a experimentar. Sus ojos vieron, sus oídos oyeron y todos sus sentidos participaron en unas vivencias que supo trasladar en su obra hasta el punto que los demás participaban, se identificaban con ellas. 

 

Ocupémonos ahora de la novela de este gran escritor que nos compete en esta ocasión: Grandes Esperanzas.

Grandes Esperanzas

Portada de Grandes Esperanzas, Charles Dickens, Debolsillo.

Esta novela de Charles Dickens, en un inicio, fue publicada como serie en el All the Year Round (periódico victoriano, una revista literaria británica fundada y dirigida por él) desde el 1 de diciembre de 1860 hasta agosto de 1861. 

Es considerada como una de sus más grandes y sofisticadas novelas, así como también una de las más populares.

La novela relata la historia de un huérfano de nombre “Pip” (Philip Pirrip), siendo el mismo personaje quien narra la historia en primera persona desde su niñez hasta su adultez. Fue criado por su hermana “valiéndose de la mano”, y era por esto muy respetada y gozaba de gran reputación entre sus vecinos. Estaba casada con el herrero del pueblo Joe, un personaje por demás amable, bueno y bondadoso…puro.

Todo empieza cuando Pip, con siete años de edad, acude al cementerio a visitar la tumba de sus padres. Es en este momento cuando se topa con un convicto escapado de un barco-prisión, quien lo amenaza con comerse su hígado si no le trae alimento y una lima, para poder librarse de su grillete. 

Siendo aun un niño inocente, Pip regresa a su casa, y roba a su hermana y a su mejor amigo, Joe, para poder satisfacer al día siguiente, la petición que el convicto le había hecho. El haber robado la lima a Joe, deja a Pip en un estado de preocupación y culpa muy intenso, imaginando que iba a ser ingresado también él al barco-prisión, y que Joe nunca lo perdonaría.

Al otro día, Pip cumple con su promesa, y lleva al convicto los elementos que le había pedido. En el camino, se encuentra con otro convicto, y corriendo hacia el cementerio, le cuenta esto al primero que había conocido, quien se lanza en su búsqueda, sin olvidar hacerle prometer a Pip que no diría nada acerca de su encuentro.

Algunos días más tarde, los convictos son encontrados y nuevamente apresados. Pip, Joe y algunas otras personas del pueblo son testigos de la escena, y el miedo del chico se incrementa, pues cree que el convicto podría pensar que él los había delatado. Este incidente no lo dejará tranquilo por varios años, y la historia siempre rondará en base a este acontecimiento.

Años más tarde, Pip es enviado a la casa de una anciana solitaria del pueblo que nunca sale de la casa, a jugar. Esta señora se hacía llamar Señorita Havisham. Es en casa de Havisham donde conoce a Estella, quien se convertiría en el amor de su vida. Estella, lejos de esto, no hace otra cosa que tratarlo mal y denigrarlo en cada oportunidad que encuentra.

Pasados sus días de juego en casa de la Señorita Havisham, llega la hora en la que Pip, comienza su aprendizaje en la herrería de Joe, muy a su pesar. Pip no quería ser un burdo herrero, sobre todo luego de haber conocido la opulencia en casa de Havisham, sino que quería convertirse en un caballero, y de esta forma conquistar a Estella, quien nunca consentiría siquiera en mirarlo si se convertía en herrero. Sin embargo, su destino estaba marcado.

Un día, llega a la casa de Pip un abogado renombrado y destacado, a quien Pip ya había visto en casa de la Señorita Havisham. Trajo la noticia de que un benefactor le daba la oportunidad de convertirse en caballero. Pip, luego de luchar con su conciencia por abandonar a su familia, y sobre todo a Joe y a su amiga, acepta, y es llevado a vivir a Londres para ser educado, con la condición de que nunca cambiara su nombre “Pip”, y que jamás preguntaría el nombre de su benefactor. Sólo lo conocería el día que éste quisiera hacerse conocer. Ya en la ciudad, Pip tiene que vivir con un compañero de cuarto llamado Herbert Pocket, con quien había tenido un altercado en casa de Miss Havisham. Luego de reconocerse el uno al otro, continuarán siendo grandes amigos.

Pip comienza sus estudios con su tutor Matthew Pocket, padre de Herbert.

Tras los años vividos en Londres, Pip no se acordaba casi nunca de su hermana, Joe o Biddy (su amiga). Dejó de lado a las personas que más lo amaban por su ambición.

La historia gira al rededor de su vivencia en Londres, de las personas a las que va conociendo y dejando de conocer. De su amor por Estella y sus intentos por enterarse quién es su benefactor.

La vida le dará una gran sorpresa en varios aspectos, pero contarla, sería robarle la magia a una novela magistral. Es una novela que despierta toda clase de sentimientos, desde la compasión, la lástima y la bronca, todos en uno solo.

Grandes Esperanzas es una maravillosa novela de aprendizaje, con una magistral galería de protagonistas que trazan un acabado retrato de época, y, al mismo tiempo, una honda reflexión sobre las constantes de la condición humana.

[Cine]

Dejo aquí el trailer oficial de Grandes Esperanzas, tanto subtitulada como taducida al español para quienes gustan de escuchar el sonido original de la película.
Cuenta con la dirección de Alfonso Cuarón y con las actuaciones de Ethan HawkeGwyneth PaltrowAnne BancroftRobert De NiroHank Azaria y Chris Cooper.

Subtitulada

En español

[Fuentes]

Para brindarles información sobre esta novela, se han utilizado tanto apresiaciones personales como fuentes externas, las cuales dejo a continuación para todos aquellos que quieran revisarlas en su totalidad.

 http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Dickens

 http://es.wikipedia.org/wiki/Grandes_esperanzas

Dickens, Charles. Grandes Esperanzas.-1ºed.- Buenos Aires: de bolsillo, 2011.

Dickens, Charles. David Coperfield.-edición no abreviada.- Valencia: círculo de lectores, S.A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s